Introducción a la Cromatografía: resultados del Primer Taller

El suelo es el principal sustento para todas las formas de vida en el planeta tierra, entre ellas el ser humano. Todas las decisiones que tomamos, y las que no, tienen un impacto en este recurso que no es renovable a escala humana; se calcula que regenerar 1 cm del suelo puede demorar de cientos a miles de años. 

El cuidado del suelo en agroecología es “una causa mayor”, algo que está (o debería estar) presente en el proceso de toma de decisiones, porque si mejoramos nuestro suelo mejoramos la retención de agua, su fertilidad, su resiliencia y su capacidad de producción. Un suelo sano nos permite cultivar plantas sanas, y así tener animales y seres humanos sanos.

Pero… ¿cómo podemos visualizar el verdadero impacto sobre el suelo de las decisiones que tomamos? Es aquí donde la Cromatografía de suelos aparece como una herramienta fuerte, accesible y capaz de mostrar lo que los análisis convencionales hasta ahora no pudieron: el estado de salud del suelo desde un enfoque holístico.

 La cromatografía es un método que, mediante la separación selectiva de los componentes del suelo, permite visualizar su estructura física, sus fases mineral y orgánica, su microbiología y el humus. Además permite ver la interacción entre estos componentes, lo cual hace que sea un análisis integral, dinámico y complejo. Representa una nueva forma de interpretar a la salud del suelo, ya no como un mero sustrato inerte, sino como un lugar donde una red de organismos vivos transforman la muerte en vida, y viceversa.

 Por estos motivos, el día 27 de octubre pasado en el Centro Agustín Ferreiro se realizó un taller introductorio a la cromatografía de suelos, con el objetivo de acercar esta herramienta a productores, estudiantes y técnicos. Esta actividad fue promovida por la Red de Agroecología y tuvo una concurrencia de 20 personas provenientes de distintos lugares. En el taller se habló de las ventajas de esta técnica, sus aplicaciones (ya que la cromatografía se puede aplicar también a frutas, semillas, abonos líquidos y sólidos, etc.), sus costos, se mostró el procedimiento y se realizó un breve ejercicio de interpretación con los presentes.

Algo importante fue difundir los proyectos en donde se está utilizando esta técnica para evaluar los impactos en el suelo del manejo agrícola. En uno de ellos se evaluará la evolución del estado de salud del suelo bajo cultivo de soja luego de la sustitución de fertilizantes y biocidas químicos por un producto biológico (con microorganismos, compuestos orgánicos y micronutrientes), utilizando cromatografía respaldada por análisis fisicoquímicos y microbiológicos.

Este trabajo es una contribución tanto al estudio como a la concreción de un esfuerzo para “patronizar” la técnica y así lograr un uso consistente de las ventajas de la cromatografía.

Por último, los facilitadores Natalia Bajsa y Gastón Carro ofrecieron la realización de un jornada práctica, esperando pueda ser apropiada por productores de la Red. El objetivo de esta jornada será trasmitir la técnica de forma práctica, viendo todos los pasos para realizar “un croma”, a quienes tengan ganas de aplicarla. Los interesados pueden contactarse por mail (nbajsa@gmail.com; gastoncarro13@gmail.com).