Red de Agroecología del Uruguay en desacuerdo con liberación de transgénicos

Diciembre 2017

La Red de Agroecología del Uruguay se opone a la liberación de nuevos transgénicos y promueve el cambio de un modelo de producción de alimentos no sustentable, que daña al ambiente y la salud de las personas.

La Red de Agroecología manifiesta su profundo rechazo a la aprobación comercial de cuatro nuevos eventos transgénicos para maíz y soja y diez eventos para investigaciones en laboratorio y a campo y evaluación de cultivares. Esto sucedió el 15 de diciembre en el ámbito del Gabinete Nacional de Bioseguridad, integrado por los Ministros de Ganadería, Industria, Economía, Relaciones Exteriores, Salud y Ambiente y revierte la posición que desde 2014 tenía el país, fecha desde la que no se habían aprobado nuevos transgénicos. Sin embargo la resolución no fue unánime, ya que se opusieron los Ministros de Medio Ambiente y de Salud Pública. Dichas aprobaciones suceden luego que la Asociación Rural del Uruguay (ARU) hiciera gestiones a nivel de Presidencia y de presiones de las multinacionales de los agrotóxicos y semillas transgénicas. Los motivos de los cuestionamientos a nivel de los ministerios de Ambiente y de Salud responden a la falta de garantías que otorga la liberación de estos cultivos al ambiente vinculados fundamentalmente al grupo de agrotóxicos que se aplican como parte del paquete tecnológico que se asocia al cultivo de transgénicos.
Estos cultivares no representan ninguna ventaja para los consumidores y surgen, en tres de estos eventos, como respuesta a la aparición de malezas resistentes al glifosato, incorporando resistencia a otros herbicidas como el glufosinato, el 2-4D y el Dicamba. Estos dos últimos herbicidas son extremadamente agresivos porque se volatilizan desde los cultivos, viajando hacia zonas vecinas y pueden quemar cultivos agrícolas no resistentes a estos herbicidas así como frutales, cultivos de huerta y jardines cercanos. Uno de los eventos de maíz produce 2 tipos de proteínas insecticidas para control de lepidópteros y el otro es un maíz resistente a un insecto que no es plaga en Uruguay.
Los maíces transgénicos se cruzan y contaminan las variedades de maíces criollos, con impactos que son muy difíciles de revertir.
El cuidado y respeto del ambiente, como derecho de todos por ser un bien común y el cuidado y la promoción de la salud, son pilares básicos para la construcción de una sociedad con igualdad de derechos y lograr un desarrollo social y económico brindando igualdad de oportunidades, asegurando el derecho a una alimentación sana, la educación y el conjunto de derechos humanos.
Desde la Red promovemos la Agroecología como camino para lograr un impacto positivo en el ambiente y en la salud de las personas. Este modelo de producción industrial, basado en la ganancia en el corto plazo y que concentra el poder económico en cada vez menos manos, dañando el ambiente y la salud de las personas, no tiene futuro. Hacemos un llamado al gobierno y a la sociedad para reaccionar a tiempo e iniciar una necesaria transición hacia una nueva forma de producir alimentos, más justa, más respetuosa del ambiente y de las personas, incluyendo las futuras generaciones y que reconozca el rol insustituible de los/las agricultores familiares en la soberanía alimentaria nacional.